INUNDACIONES

DEFINICIONES

inundació, inondation, alluvione, flood

Sumergimiento temporal de terrenos normalmente secos, como consecuencia de la aportación inusual y más o menos repentina de una cantidad de agua superior a la que puede drenar el cauce

DEFINICIONES VINCULADAS

Avenida

Aumento inusual del caudal en un cauce 

Cauce

El cauce o álveo de una corriente continua o discontinua es el terreno cubierto por las aguas en la máxima crecida ordinaria, definidas éstas según la Ley de Aguas.

Lluvia

Precipitación de gotas de agua de un diámetro superior a 0,5 mm.

Intensidad de lluvia

Lluvia recogida en un determinado intervalo de tiempo o, que de mantenerse con el mismo ritmo de precipitación que en un momento dado, se recogería en ese intervalo de tiempo.

Caudal

Volumen de agua por unidad de tiempo que circula por una corriente

Llovizna

Precipitación de gotas de agua de un diámetro inferior a 0,5 mm

Chaparrón o chubasco de lluvia

Lluvia de corta duración y con una gran intensidad (cantidad de lluvia caída en un espacio de tiempo determinado) con intervalos de cielos claros.

Aguacero

Lluvia abundante que produce crecimientos súbitos de caudal y, potencialmente, inundaciones.

Escorrentía directa

Es la porción de lluvia que no es interceptada, detenida, evaporada o infiltrada y que fluye sobre las laderas. En realidad la escorrentía directa, la infiltración y los almacenamientos en el suelo son interactivos entre sí. Por tal motivo se debe tener cuidado en seleccionar el modelo adecuado para cada caso.

 

CARACTERÍSTICAS

TIPOLOGÍA

a) Las inundaciones se pueden clasificar según el origen

  • Inundaciones por precipitaciones “in situ”
  • Inundaciones por avenidas o desbordamiento de los ríos, rieras, lagos o marismas provocadas o potenciadas por precipitaciones, deshielo, obstrucción de los lechos de los ríos o la acción de mareas y vientos.
  • Inundaciones por rotura o por operación incorrecta de obras de infraestructura hidráulica.

b) Clasificación integral de las inundaciones producidas por lluvia

  • Inundaciones muy rápidas producidas por lluvias de intensidad muy fuerte (superior a 180 mm/h) pero muy cortas (menos de 1 hora). La cantidad de lluvia totalizada no supera los 80 mm. Usualmente producen inundaciones locales en las ciudades y pueblos (inundaciones de plazas, garajes, sótanos, etc., debido a problemas de drenaje) o en pequeñas cuencas con mucha pendiente, produciéndose las llamadas “flash-floods” o inundaciones súbitas. Éstas últimas son peligrosas para los practicantes de deportes de riesgo (barranquismo, rafting,…) así como en los pueblos costeros y zonas turísticas próximos a las montañas del litoral. Los principales daños son debidos a coches arrastrados, cortes de electricidad y, en algunas ocasiones, uno o dos muertos, usualmente por imprudencia. La predicción meteorológica a corto término de la cantidad, intensidad y lugar afectado por las lluvias es prácticamente imposible. El radar meteorológico y los modelos de mesoescala podrán ser buenas herramientas para su previsión a muy corto plazo. Pese a esa posibilidad la mejor previsión frente a estos episodios es la educación de la población. Este tipo de inundaciones tienen lugar principalmente en verano y principios de otoño.
  • Las inundaciones producidas por lluvia de intensidad fuerte o moderada (superior a 60 mm/h) y duración inferior a 72 horas. Estas inundaciones tienen lugar principalmente en otoño, pese a que algunos casos históricos se ha producido durante la primavera. Cuando estas lluvias afectan a ríos con mucha pendiente o con mucho transporte sólido, las inundaciones pueden ser catastróficas. Es posible distinguir entre dos categorías.
    1. Inundaciones catastróficas producidas por lluvias de fuerte intensidad durante dos o tres horas, y una duración total del episodio inferior a 24 horas. Pese a que la zona más afectada pueda no ser muy grande (cuencas comprendidas entre 100 km2 y 2000 km2), las lluvias o el mal tiempo afectan áreas superiores a 2000 km2. En este caso el tiempo de respuesta es muy corto y pueden producirse muchos muertos. Pese a que la predicción meteorológica a corto término permite alertar del riesgo de lluvias fuertes, la incertidumbre sobre la cantidad, intensidad, duración y la zona más afectada por las lluvias es todavía grande. Además de mejorar las predicciones y modelos de transformación lluvia-caudal, la mejor previsión es la gestión correcta del territorio. La cartografía de la peligrosidad utilizando información histórica es también muy importante. Esta información puede ser instrumental (lluvia, caudal, altura del agua, etc.) u obtenida de los archivos y de la descripción de los eventos.
    2. Las inundaciones catastróficas producidas por lluvias de intensidad fuerte y moderada durante dos o tres días. La zona afectada puede ser muy grande (más de 2000 km 2 ), y las lluvias o el mal tiempo afectan una gran parte del país, o incluso, del NW del Mediterráneo (España y Francia, Francia e Italia, o, incluso, España, Francia e Italia). En este caso el tiempo de respuesta puede ser muy corto para la parte alta de los ríos, pero el valor máximo de la crecida del río puede llegar un día después de que se hallan producido las máximas intensidades pluviométricas. La gestión de estos episodios por parte de protección civil y de los bomberos no es fácil, dada la gran extensión del episodio, pero, habitualmente, hay el tiempo suficiente para activar los planes de emergencia. En este caso el número de víctimas es generalmente inferior al caso -2.a- y una gran parte de los muertos se produce por imprudencia. Por el contrario, los daños materiales son muy grandes. Como en el caso 2.a. , la predicción meteorológica a corto plazo puede alertar del riesgo de lluvias fuertes sobre áreas extensas, pero la incertidumbre sobre la cantidad, la intensidad, la duración y la futura evolución meteorológica es todavía grande. Además de mejorar las previsiones hidrometeorológicas, la mejor previsión es también la gestión correcta del territorio, la educación de la población y la eficacia de la cadena de alerta. Finalmente, en estos casos es posible a veces laminar la crecida a través de los embalses.
  • Las inundaciones extraordinarias producidas por lluvias de intensidad débil con valores fuertes pero muy cortos y locales, y de una duración superior a 3 días. Se dispone de un tiempo de respuesta suficiente para laminar la crecida utilizando los embalses, y para desplegar los sistemas de socorro necesarios. En general no hay muertos y los daños materiales son inferiores a los del caso 2. Estas inundaciones no son frecuentes siendo la estación más típica la de invierno.

c) Atendiendo al impacto de la crecida de los ríos.

Esta clasificación es útil principalmente para integrar estudios de inundaciones históricas a escala secular. La pérdida de vidas humanas se halla muy vinculada al tipo de respuesta de la población, tanto individual como social que ha ido evolucionando a lo largo del tiempo. Por tanto, el número de víctimas no se puede considerar como un indicador objetivo del alcance del desbordamiento.

  • Inundación ordinaria: es la que se produce cuando el caudal del río aumenta de tal forma que puede alterar el ritmo de vida cotidiano, afectar infraestructuras no permanentes situadas en el río (p.ej.: pasarelas) o invadir pasos para el cruce del río. Sin embargo no produce daños materiales mayores.
  • Inundación extraordinaria: se produce cuando el río se desborda y aunque afecta el desarrollo de la vida ordinaria y produce algunos daños, no generan destrucción completa de infraestructuras. Estas inundaciones pueden ser locales o muy extensas.
  • Inundación catastrófica: aquella que produce pérdidas materiales graves, como destrucción total o parcial de puentes, molinos u otras infraestructuras, pérdidas de ganado y cosechas.

Las zonas inundables son aquellas zonas normalmente secas que quedan sumergidas temporalmente, como consecuencia de una aportación inusual de agua superior a la que es habitual en esa zona determinada. En España, lo son aquellos territorios que limitan con los lechos de los ríos, torrentes, rieras, lagos o aguas continentales que pueden ser afectadas por avenidas con un periodo de retorno de hasta 500 años o que pueden embalsarse por falta de drenaje, y aquellas zonas urbanas donde por la insuficiencia de sistema de cloacas se pueda producir una acumulación de agua debido a lluvias con periodos de retorno inferiores a 10 años. (Protección Civil, España)

CAUSAS Y FACTORES AGRAVANTES

  • Naturales: meteorológicas: por lluvia
  • No meteorológicas: por invasión del mar, deshielo,…
  • No naturales (antrópicas): rotura de presas,...
  • Causas mixtas: en algunas ocasiones puede producirse una inundación por la rotura de una obra hidráulica, por causas meteorológicas.

Como se ha indicado al explicar la clasificación de las inundaciones según su origen, en las inundaciones por lluvia es necesario tener en cuenta que bien pueden ser inundaciones “in situ”, bien por desbordamiento de ríos como consecuencia de un aumento de su caudal debido a la lluvia. Las primeras van a depender fuertemente del estado de la red de drenaje y de la presencia de infraestructuras fácilmente susceptibles de ser inundadas, tales como sótanos o pasos subterráneos. Las segundas dependen del tipo y distribución de la lluvia, del tamaño, orografía, vegetación y tipo de suelo de la cuenca, y del propio río, incluidas las obras hidráulicas sobre el mismo (embalses, encauzamientos,…). También influyen las condiciones de humedad del terreno, que usualmente dependen de que haya llovido o no los días anteriores. Una gran parte de estos factores deben ser considerados en el cálculo que permite la transformación de lluvia a caudal, y que será fundamental a la hora de dar avisos de alerta.

El impacto del desbordamiento va a depender del uso del territorio próximo al río, siendo tanto mayor cuanto más vulnerables sean las infraestructuras existentes (tanto “continente” como “contenido”) y más próximas al río se hallen. Asimismo debe considerarse el transporte sólido que arrastre el río, ya sea natural (tierras, árboles, piedras,…) o antropogénico (coches, contenedores de basuras,…) y que puede tener efectos más destructores que la propia velocidad del agua.

Por todo ello hay factores que agravan las inundaciones:

*Una infiltración pobre del terreno, es decir, que el agua tiene dificultad para ser absorbida por el terreno, y ésta se acumula. La mala infiltración del terreno puede ser debida a diferentes factores como que ya esté saturado, el uso del suelo o el tipo de suelo,…

*Una situación meteorológica adversa, como por ejemplo, que el viento dificulte el desagüe de los ríos hacia el mar, por una lluvia intensa en un corto espacio de tiempo, la fusión de nieves o por un período de lluvias largo.

*Un mal funcionamiento de las infraestructuras hidráulicas, como los embalses o las redes de drenaje

*Edificaciones o actuaciones urbanísticas de otro tipo cerca de ríos o lugares dónde en alguna ocasión pueda circular agua.

 

MEDICIÓN Y EVALUACIÓN

La precipitación se mide en volumen de agua precipitada por unidad de área, generalmente litros por metro cuadrado (l/m 2 ), unidad también conocida como milímetro de lluvia (mm), ya que la altura a la cual llega un litro de agua en un recipiente con la base de un metro cuadrado es de un milímetro.

Se conoce como intensidad de precipitación o intensidad de lluvia, la cantidad de precipitación recogida por unidad de tiempo. Normalmente la unidad de tiempo es la hora (por tanto el mm/h) aunque a veces también se puede hablar de mm/min.

Para medir la precipitación se utilizan los pluviómetros . Es una probeta graduada dónde se hacen las lecturas directamente en milímetros. En el pluviógrafo se registra gráficamente y continuamente la lluvia que cae. Otra herramienta para medir la precipitación es un pluviómetro automático de balancín . En éste cada volcado equivale a una cantidad determinada y lo que se mide es el número de volcados en un espacio de tiempo determinado. Estos aparatos de medida se sitúan en las estaciones meteorológicas.

En relación al agua que circula por los ríos, el caudal se mide usualmente en m 3 /s, aunque cuando no se dispone de este valor se suele proporcionar la altura de agua dentro del cauce del río, lo que se mide en metros. Tanto el caudal como la altura se miden en las estaciones de aforo , que se encuentran en determinados puntos junto al río. Son menos frecuentes que los pluviómetros y de ahí la necesidad de evaluar el caudal a partir de la lluvia.

 

EJEMPLOS Y CASOS REALES DE INUNDACIONES

  • Junio 2000 en Catalunya

  • Octubre 2000 en Cataluña, Valencia y Murcia

  • Septiembre 2002 en el Gard y Languedoc-Rousillon

  • Diciembre o noviembre de 2002 en el Ródano-PACA

  • 14 octubre 1996, Calabria

  • Septiembre 1992 en PACA y Liguria

 

MEDIDAS PREVENTIVAS

 

CARTOGRAFÍA

Para estudiar el riesgo de inundación se debe tener en cuenta información relativa a:

  • Climatología

  • Topografía del terreno

  • Superficies de cuencas

  • Geomorfología del terreno

  • Modificaciones hechas por el hombre al medio natural (zonas urbanas, infraestructuras, deforestación, impermeabilización, ...)

En el caso particular de España, las diferentes comunidades autónomas deben disponer de una cartografía del riesgo potencial de inundaciones en la comunidad en cuestión. En este mapa las zonas potencialmente inundables están ordenadas según la probabilidad de inundación y su magnitud. El riesgo se establece en función del peligro de inundaciones (probabilidad de que se produzca una inundación de un determinado tipo en un determinado territorio) y de la vulnerabilidad (función del número de posibles víctimas y/o daños materiales que se puedan producir por la inundación). En el análisis del riesgo de inundación se considera la población potencialmente afectada, los elementos, edificios, instalaciones, valoración de infraestructuras y elementos naturales o medioambientales situados en la zona de peligro, servicios imprescindibles para la población o que dificulten gravemente las actuaciones de los servicios de emergencia, y los efectos de los posibles fenómenos geológicos asociados, tales como deslizamientos de ladera.

Los puntos conflictivos son aquellos en los que a consecuencia de las modificaciones antrópicas en el medio natural o debido a la propia geomorfología del terreno, pueden producirse situaciones que agraven de forma sustancial los riesgos o los efectos de la inundación, en ellas o a su entorno.

En el caso de Catalunya y según el plan INUNCAT se pueden diferenciar los siguientes tipos de zonas:

  • Zonas de inundación ordinaria: con periodo de retorno inferior o igual a 5 años

  • Zonas de inundación frecuente: con periodo de retorno entre los 5 y los 50 años

  • Zonas de inundación ocasional: con periodo de retorno entre los 50 y los 100 años

  • Zonas de inundación excepcional: con periodo de retorno entre los 100 y los 500 años

  • Zonas de inundación histórica: con periodo de retorno superior a los 500 años

Las zonas afectadas por cualquier tipo de inundación se clasifican en zonas A, B o C que son respectivamente: zonas de riesgo alto, medio y bajo.

 

UMBRALES DE ALERTA

Los umbrales de alerta dependen del país y de la región sobre la que se ejecuten.

UMBRALES PARA LA LLUVIA

Dado que las características definitorias de las lluvias son la intensidad, la duración y la extensión, en general se consideran los umbrales para dos tipos de lluvias: las precipitaciones recogidas en una hora (en algunas regiones, para media hora) para las lluvias intensas y las recogidas en doce o 24 horas para las lluvias persistentes y, generalmente, extensas.

En el caso de España, y según el Instituto Nacional de Meteorología, para las lluvias persistentes el umbral para un período de 12 horas será:

  • de 80 l/m 2 en Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia y las provincias andaluzas de Almería, Granada, Málaga y Cádiz.
  • de 60 l/m 2 en el resto de provincias, Ceuta y Melilla.

Estos umbrales pueden cambiar en los planes propios de cada comunidad. En el caso de Catalunya, el propio INM establece los umbrales de aviso siguientes:

  • Más de 30 l/m 2 en 1 hora
  • Más de 80 l/m 2 en 12 horas (para Barcelona, Girona y Tarragona)
  • Más de 60 l/m 2 en Lleida

En la misma comunidad autónoma, el Servei de Meteorologia de Catalunya considera estos umbrales: se consideran dos niveles de alerta según el umbral superado. Un aviso será de nivel 1 cuando se prevea superar el primer umbral para el meteoro y será de nivel 2 cuando se prevea superar el segundo umbral, la cual cosa lo convierte en un aviso de situación meteorológica de alto riesgo. Los lindares son los siguientes:

 

NIVEL 1

NIVEL 2

Intensidad > 20 mm / 30 min.

Intensidad > 40 mm / 30 min.

Acumulada > 100 mm / 24 h

Acumulada > 200 mm / 24 h

 

MEDIDAS DE PROTECCIÓN FRENTE A LAS INUNDACIONES

Después de hablar del estudio y zonificación del riesgo hay que hablar de cómo se puede prevenir.

Para minimizar los efectos de las inundaciones se deben tomar medidas de prevención. Se puede distinguir entre medidas que intentan modificar el medio natural (medidas estructurales, como sería la construcción de un embalse o la canalización de un río) y las que persiguen modificar el comportamiento de la población (medidas no estructurales, como la regulación de la ocupación humana en los espacios inundables)

La construcción de obras de infraestructura hidráulica es la forma de adaptación más frecuente. Consiste en la construcción de estructuras pensadas para mantener o almacenar los caudales extraordinarios dentro de unos límites que no supongan un peligro para la población, las infraestructuras y los bienes. Dentro de las diferentes modalidades de obras hidráulicas de defensa destacan la construcción de diques, terraplenes, muros de contención, la canalización del lecho del río, el desvío del curso fluvial y, por encima de todas, la construcción de presas y embalses artificiales.

Aunque son eficaces, estas obras no proporcionan una protección absoluta. Además, con las obras ha crecido entre la población un sentimiento de seguridad, la cual cosa ha hecho que aumente la ocupación y uso de los perímetros inundables. Por esta razón, en caso de producirse una inundación, esta suele tener unas consecuencias mucho más catastróficas que antes.

Otra medida contra las inundaciones se refiere a las actuaciones de corrección hidrológico-forestal, que persiguen la restauración forestal y el tratamiento de los suelos como medio de control de la infiltración en los episodios de precipitaciones extraordinarias.

Una tercera medida es la regulación de los usos del suelo en los sectores inundables. Se intenta, con ésta, reducir la concentración de personas, actividades y bienes en estas áreas. El éxito de esta medida, sin embargo, depende del planteamiento territorial y urbanístico y la voluntad política para llevarla a cabo.

Una última medida son las modificaciones en los edificios. Éstas pueden ser estructurales o no estructurales. Las modificaciones estructurales en las viviendas y edificios tienen por objetivo adecuar el medio construido al riesgo de inundación. Puede ser la elevación de la planta de los edificios, eliminar las vías de penetración del agua o, abrir las puertas y ventanas para facilitar la evacuación de bienes y personas. Las modificaciones no estructurales en el medio construido son medidas de adaptación sencilla pero eficiente. Lo son, por ejemplo, la impermeabilización de bienes potencialmente expuestos al agua, la instalación de dispositivos que eviten la entrada de agua dentro de las casas o simplemente el cambiar de sitio los objetos de valor para que no se estropeen con el agua.

Finalmente, la mejora de la información meteorológica e hidrológica facilita el tiempo de respuesta de las poblaciones afectadas.

 

RECOMENDACIONES PARA LA POBLACIÓN

(Extraído de las recomendaciones de Protección Civil España; Protección Civil Gobierno Vasco –www.euskadi.net-; Ministère de l'Aménagement du Territoire et de l'Environnement. Direction de la prévention des pollutions et des risques, Francia ; Protezione Civile ed Emergenze, Regione Liguria)

 

* Conozca el riesgo de inundaciones de la zona

* Mantenga limpios los alrededores de su casa de hojarasca, ramas u objetos que puedan ser arrastrados por el agua para evitar su acumulación

* Revise periódicamente, el estado de la casa, en especial de los desagües, esto evitará o hará menores los efectos de una inundación dentro de casa.

* No aparque el coche en rieras secas ya que una riada se los puede llevar

* No acampe cerca del río o en rieras secas porqué podría ser sorprendido por una crecida súbita del agua o por una riada

* No construya la casa en una zona dónde haya el riesgo de inundaciones

* Tenga preparado un ‘kit' de emergencia que contenga lo siguiente:

una linterna con pilas de reserva

una cuerda

una caja de cerillas

alimentos (no perecederos)

botiquín

fotocopia documentos identidad

una navaja

lápiz y papel

un silbato

radio a pilas

 

MEDIDAS DE ACTUACIÓN DURANTE EL EPISODIO

RECOMENDACIONES PARA LA POBLACIÓN

(Extraído de las recomendaciones de Protección Civil España; Protección Civil Gobierno Vasco –www.euskadi.net-; Ministère de l'Aménagement du Territoire et de l'Environnement. Direction de la prévention des pollutions et des risques, Francia ; Protezione Civile ed Emergenze, Regione Liguria)

* Manténgase informado/da

SI ESTÁ EN CASA

* Si se inunda la casa, desconecte la electricidad, quite el gas y abandone los pisos bajos.

* No abandone su casa a no ser que esté corriendo un gran peligro o que se lo indiquen las autoridades

* Tape, si existe, el espacio de la puerta de la calle con el suelo con una toalla o trapos para evitar que entre agua

* Ponga a salvo los animales

* Coloque los electrodomésticos encima de los armarios o en el piso superior

* Proteja los productos tóxicos para evitar su derrame

* Si se inunda la casa suba a los pisos superiores y pida auxilio desde la ventana

 

SI ESTÁ EN EL EXTERIOR

* Evite viajar en coche.

* Si está en el campo, aléjese de las zonas donde circule el agua, dirigiéndose a los puntos altos de la zona

* Vaya atento a los cables caídos o el desprendimiento de rocas

* Si no puede evitar estar en la calle póngase calzado fuerte

* Lleve consigo un bastón o el mango de una escoba y ropa visible, una linterna,… todo aquello que facilite su localización